De la idea a la realidad: El camino hacia las energías renovables.

Juan Francisco Recalde | May 4, 2020 

Me adelanto a decirte que este post no es aburrido.

La primera parte es mi historia y la segunda son conceptos técnicos, fáciles de entender. Espero que lo disfrutes.

Cuando tenía 10 años, en 1987, instalaron un calentador solar de agua en una hacienda cercana.

Tener agua caliente en casa no era fácil, así que ir a ese lugar se convirtió en el escenario de innumerables aventuras. Desde entonces, las Energías Renovables cautivaron mi atención y marcaron mi vida. Me formé en esta industria y en 2015 fundé Ennovars Ecuador.

En 2013, durante un viaje de estudios a España, me di cuenta de que ese país era uno de los pioneros en el uso de Energías Renovables. Sentí un deseo enorme de que la industria creciera de la misma forma, y hasta más, en mi país, Ecuador. Con todo lo que había aprendido, decidí que quería lograr algo grande: que las personas conocieran a fondo y se beneficiaran de la Energía Solar.

De regreso, analizé, investigué, busqué ayuda de profesores y finalmente concluí que la forma de lograr mi objetivo era hacerlo fácil, rápido y económico.

Pensé: Si todas las personas necesitan agua caliente, ¿por qué no ofrecer un Calentador Solar de Agua de alta calidad y eficiencia, con mi propia marca?  

En ese momento, creí haber encontrado una mina de oro y la fórmula mágica para cumplir mi sueño de ayudar a cientos de personas, crear mi propia empresa y ganar mucho dinero en la industria que desde niño había anhelado.

Pero nada más lejos de la realidad, estaba más perdido que un turista yendo a Galápagos enbote a pedal.

Al principio, tuve la idea de fabricar un calentador solar de agua desde cero. Recorrí laboratorios, hablé con personas que ya estaban en el negocio y consulté a clientes que estaban utilizando los famosos calentadores artesanales, pero que también estaban inconformes y gritando a los cuatro vientos que la Energía Solar no sirve para nada, sin darse cuenta de que el “malo” era el equipo.

Decidí que no era el momento de fabricar en Ecuador. No había los materiales, ni la maquinaria; intentarlo habría tenido un costo de producción de locura.

Entonces empecé a buscar un proveedor fuera del país. Sin un inglés fluido, era difícil, pero con el apoyo de mi esposa, comenzamos un largo camino: búsqueda, correos y meses en espera de respuestas. Horas revisando propuestas, fichas técnicas, proformas, llamadas, en fin.

Me di modos, dibujé el diseño del equipo, señalando cada parte, cada pieza, medidas y el más mínimo detalle, para lograr que el proveedor pudiera entender las explicaciones de mi esposa (que no tenía idea de lo que hablaba).

Estaba plenamente consciente de que la calidad era un pilar fundamental y siempre busqué un proveedor que cumpliera con nuestros requerimientos técnicos y rigurosos estándares de calidad.

¡Lo conseguí! Y me complace decir que, juntos, hemos logrado desarrollar un equipo adaptado a las condiciones climáticas y geográficas del Ecuador, y no un genérico común y corriente que se encuentra en ferreterías.

El primer contenedor lleno de mis calentadores solares cruzó el Atlántico, y los recibí con mi felicidad y emoción por todo lo alto. Pero nuevamente no duró mucho. 

Tenía una parte importante, “el producto”, y de hecho hasta ese punto era lo único bueno, pero no suficiente.

Sabía que había un gran mercado, pero ¿Cómo encontrar a la gente que sea consciente de la importancia de aprovechar la Energía Solar y que sobre todo esté dispuesta a pagar?

Me encontré con un enorme problema y una brecha cultural. Hace 9 años, la Energía Solar estaba opacada por falsos mitos, poca cultura y conocimiento sobre esta maravillosa industria.

Ideas erróneas como: los equipos solares solo funcionan con sol directo, son demasiado caros y requieren mucho mantenimiento, la tecnología solar no ha avanzado lo suficiente para ser eficaz. 

Y así una larga lista de cosas sin sentido.

Con mucho trabajo, esfuerzo, la colaboración de mi equipo y el apoyo de mi esposa, logramos despegar lentamente. Y el primer paso fue educar a nuestra audiencia, entregándole información valiosa.

Y ¡boom! Las personas correctas y conscientes empezaron a llegar. Aunque nunca contamos con un local físico, llegamos a varios rincones del Ecuador: Carchi, Imbabura, Pichincha, Tungurahua, Cotopaxi, Azuay, Sucumbíos y más.

Cerca de 350 familias alrededor del país nos abrieron las puertas, están satisfechas y yo estaré agradecido siempre con ellas porque me ayudaron a cumplir mi sueño.

Sin embargo, se que aún falta mucho por hacer. Faltas tú y tantos hogares eco-responsables, hoteles y hospedajes ecológicos comprometidos con la naturaleza, restaurantes con buenas prácticas ambientales y cientos de empresas e industrias que usan agua caliente en su proceso de producción.

Aunque ha sido un camino arduo, me ha traído grandes satisfacciones y gente maravillosa, que ha abierto nuevas oportunidades. Actualmente, contamos con una propuesta integral para profesionales de la Construcción de todo el país, lo que confirma nuestro compromiso de trabajar juntos en proyectos exitosos, para contribuir al avance de las Energías Renovables en el Ecuador.

En mi afán por romper paradigmas, cruzar fronteras y compartir conocimientos y experiencias, pronto tendré listo mi curso virtual «El negocio de los calentadores solares de agua», el cual abarca información desde el diseño, importación, comercialización, instalación y mantenimiento de este equipo solar.

Ahora que te he compartido mi historia, voy a pasar a dejarte algunos datos técnicos sobre las Energías Renovables.

Energía Renovable: La opción más viable.

Las energías renovables son la clave para un futuro sostenible. A diferencia de los combustibles fósiles, estas fuentes de energía son limpias e inagotables. Incluyen la energía solar, eólica, hidráulica, biomasa, geotérmica, mareomotriz, undimotriz y bioetanol, ofreciendo una alternativa limpia y abundante para abordar los desafíos energéticos actuales y futuros, especialmente en el contexto del cambio climático.

Energía Solar: 

Cuando se trata de utilizar energía renovable en hogares o industrias, la energía solar se presenta como la opción más práctica y eficiente. Mientras que la energía solar térmica se enfoca en la producción de calor, ideal para calentar agua, la energía solar fotovoltaica transforma la radiación solar en electricidad. Entre las dos opciones, los calentadores solares de agua resaltan como una solución fácil, rápida y práctica para aprovechar la energía solar.

Beneficios del Calentador Solar de Agua 

Los calentadores solares de agua ofrecen una serie de beneficios que los convierten en una opción atractiva:

 

  • Fácil de usar e instalar.
  • Incorpora tecnología moderna.
  • Requiere un mantenimiento mínimo.
  • Comodidad al reducir la dependencia de gas y electricidad.
  • Proporciona agua caliente sin interrupciones ni preocupaciones.
  • Aumenta el valor de las propiedades.
  • Incrementa la competitividad y consolida una imagen eco-responsable para las empresas.
  • Representa una inversión con ahorro a mediano y largo plazo.
  • Posee una vida útil de hasta 20 años.

Dos dudas frecuentes sobre los Calentadores Solares de Agua.

  • ¿Calentador Solar y Panel Solar son lo mismo?
    Muchos piensan que el Calentador Solar de Agua y el Panel Solar son lo mismo, pero no es así. El Calentador únicamente calienta el agua, mientras que el panel (fotovoltaico) genera electricidad, y cada uno funciona de manera totalmente independiente.
  • ¿Qué pasa cuando no hay sol? 
    La tecnología solar ha avanzado exponencialmente. Los equipos modernos reciben los rayos solares directos, en días nublados captan la radiación, y además absorben el calor del ambiente. Por ende, estos sistemas no dependen exclusivamente del sol directo para operar de manera eficiente.

  • ¿El calentado funciona 100% con el sol?
    fffffffffffffff

Tipos de Calentadores Solares de Agua:

Los calentadores solares más comunes en el mercado son tres: Presurizado, A gravedad y Precalentado, de los cuales el más recomendable es este último. ya que mantiene la presión de la red de agua, es lo último en tecnología solar y el tanque es atmosférico por lo que no tiene ningún riesgo.

¿Cómo funciona el Calentador Solar Precalentador?

En este video te explico de formas sencilla cómo funciona el Calentador Solar de Agua Precalentado. Te invito a verlo de principio a fin. 

Aspectos a Considerar al Adquirir un Calentador Solar de Agua

Cuando esté buscando comprar un calentador solar de agua, es fundamental tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Garantía: Asegúrese de que el proveedor ofrezca una garantía mínima de un año para el producto adquirido.
  • Tecnología Avanzada: Opta por equipos de última generación que incorporen tecnología avanzada. Estos sistemas garantizan una eficiencia óptima en la captación y aprovechamiento de la energía solar, proporcionando un rendimiento superior y un menor consumo energético.
  • Certificación de Calidad: Verifique si el proveedor cuenta con la Certificación INEN, que es un respaldo de calidad y seguridad para el producto. Esta certificación asegura que el calentador solar cumple con los estándares establecidos en la normativa ecuatoriana, garantizando su fiabilidad y durabilidad.
  • Asesoramiento técnico personalizado: Aprovecha la oportunidad de dialogar con tu proveedor, solicitando una explicación detallada, aclarando tus inquietudes y construyendo una relación de confianza y credibilidad.

Casi llegamos al final.

Si bien este post puede parecerte largo, creí que era importante compartir mi historia contigo e información útil, que se te servirá en algún momento no muy lejano.

Si te has sentido identificado con nuestro proyecto y estás listo para dar el paso hacia la energía solar en tu hogar, negocio o proyecto de construcción, te invitamos a explorar más detalles sobre nuestro Calentador Solar de Agua Ennovars, haciendo clic o tocando según en la opción que necesitas:

Juan Francisco Recalde | May 4, 2020 

Nos encantaría acompañarte en este proceso de cambio hacia un sistema de energía renovable. Sin miedo, sin dudas, sin temores.

Y recuerda: “Seguramente no podremos cambiar el mundo, pero sí el pedacito que nos corresponde”.

Un abrazo,

Juan Francisco

 

0 Comments

Abrir chat
👉 ¿En qué te podemos ayudar?
¡Déjanos tus preguntas!